Receta / Postre

Cheese cake

Sobre esta receta

El cheese cake se ha convertido en una receta popular casera y os diré que hay más recetas que pasteleros!

Aquí os dejo la que me dio una amiga mía, María, que os aseguro que es un éxito.

Ingredientes

Para un molde desmoldable alto, de 28 cm.

Para 15-20 personas

1 Kg de queso cremoso tipo Philadelphia

500 cc. de nata líquida

7 huevos

350 gr. de azúcar

25 gr. de Maizena

Sal

Para la base:

30 galletas tipo Chiquilín, 250 gr

100 gr. de mantequilla

Decoración:

Azúcar lustre

Arándanos

Preparación

Picar las galletas y mezclarlas con la mantequilla líquida.

Forrar la base de un molde desmoldable con papel de cocina engrasado y engrasar también los laterales.

Poner las galletas ya mezcladas con la mantequilla en la base del molde y aplanarlo con ayuda de un vaso.

Relleno:

En el bol de la batidora poner el queso a temperatura ambiente y mezclarlo un poco con una espátula. Añadir la nata y batir con las varillas hasta obtener una masa homogénea. Deshacer la maizena en un poco de nata líquida y añadirla al bol.

Ahora agregar el azúcar y una pizca de sal y seguir mezclándolo todo. Finalmente los huevos, uno a uno incorporándolos bien.

Vigilar que no queden trozos de queso en las paredes del bol. Comprobarlo con ayuda de una espátula.

Verter la preparación en el molde y cocer 1h. 30′ a 220º. (Horno precalentado a 250º)

Cocción:
Colocar un recipiente con agua caliente en la base del horno para formar vapor y evitar que se queme el pastel. Esto hará que la cocción sea más lenta, pero vale la pena. El agua ya ha de estar caliente cuando introduzcamos el pastel.

Se cuece en el horno en la posición de calor sólo por abajo. Si no tenéis esta opción, ponéis «arriba y abajo» y para que el pastel no se queme por encima, va bien colocar la rejilla del horno en el estante de encima con una lámina de papel de plata.

Al acabar la cocción, los laterales estarán más sólidos, pero el centro vibrará un poco, dando la sensación de que está crudo. Está bien así, al enfriar solidificará.

No se puede desmoldar hasta que esté completamente frío.

Decorarlo con arándanos y azúcar lustre y servirlo a temperatura ambiente para que mantenga la cremosidad.

Ingredientes

Ingredientes de la base del pastel

Picar las galletas y deshacer la mantequilla en el microondas

Mezclar los dos ingredientes

Procurad que quede homogéneo y colocarlo en la base del molde, que estará engrasado y tendrá un papel de cocina en el fondo

Aplanarlo al máximo con ayuda de un vaso, hasta que quede como en la foto siguiente:

Limpiar los bordes del molde de miguitas de galleta y reservar en la nevera.

RELLENO:

Mezclar el queso, que estará a temperatura ambiente, con ayuda de una espátula

Poner las varillas y añadir la nata líquida

Disolver la maizena en un poco de nata o agua y agregarla al bol

Verter el azúcar y una pizca de sal y seguir removiendo

Echar los huevos de uno en uno y batir cada vez, lo justo para incorporarlos bien.

No interesa batir mucho. Es mejor que la masa no coja aire.

Aquí veis las dos preparaciones. La base de galleta ha de estar fría antes de verter la crema.

Rellenar el molde con la masa del cheese cake

Dar unos golpecitos en el mármol para sacar las burbujas que puedan haber.

Cocerlo en el horno a 220º durante 1h 30 min. En la parte inferior poner una bandeja de horno con agua caliente para formar vapor y evitar que se queme el pastel. Cocerlo sólo con el horno de abajo. Si no es posible, lo cocéis en posición «arriba y abajo» y ponéis la rejilla del horno en el estante superior con un papel de plata para que no se dore. Una vez cocido, los laterales estarán algo sólidos y el centro parecerá crudo. Si se mueve el molde, tiembla un poco el centro. Al enfriarse, solidificará.

La cocción con vapor debajo de la lata es más lenta, pero para este tipo de pastel va muy bien.

Una vez frio (y mejor al día siguiente), pasar un cuchillo por los bordes y desmoldarlo . Con ayuda de una pala, pasarlo a la madera o bandeja de servir.

Mirad la cremosidad del interior del cheese cake. Servidlo a temperatura ambiente para poder apreciarla Es excelente.

Cuando los pasteles son muy grandes, a veces va bien recurrir a las maderas para presentarlos.