Receta / Carne

Confit de pato a la naranja

Sobre esta receta

Aquí tenéis una receta de confit para los que os guste mezclar dulce y salado. El pato a la naranja es un clásico de todos los tiempos y, no nos engañemos, la salsa es excelente, pero elaborada. Hoy me he saltado las normas y protocolos culinarios y os la he preparado con una fórmula muy muy simple. A ver qué os parece.

Ingredientes

Para 2 personas

2 muslos de pato confitado (latas de confit)

1 cebolla

1 cda. sop. de mermelada de naranja

1 cda. sop. de miel

Concentrado de carne

Aceitunas negras

Optativo:

Julienne de naranja confitada:

Naranjas

Azúcar

Grand Marnier.

Preparación

Picar la cebolla y rehogarla a fuego lento un buen rato para que quede dulce, sin que se tueste.

Añadir una cucharada espléndida de mermelada de naranja y una de miel. Remover y dejar un par de minutos a fuego medio. Condimentar con sal y pimienta. Yo prefiero mantener el gusto de la naranja dulzona, pero esta receta admite condimentos como cilantro o las hierbas que os gusten.

Agregar las aceitunas negras, dejar 5 minutos y añadir un poquito de concentrado de carne. No más de una cucharada de café con leche. Dejar unos 5 min más a fuego medio y reservar.

Por otra parte, poner la lata o bote del confit a baño María para poder sacar los muslos sin romperlos y ponerlos en una cazuela de fondo grueso. Con un poco de aceite de la lata calentarlos a fuego medio hasta que se doren. Escurrirlos y pasarlos a la cazuela de la salsa.

Si queréis hacer naranja confitada, hay que pelar la parte externa de la piel y cortarla en julienne. Hervirla en dos aguas para que pierda el amargor y lavarla bien. Ponerla en un cazo con una cucharada de azúcar y un chorro de Grand Marnier. Cocer a fuego lento unos 10 minutos. Si hace falta, añadid un poco de agua.

La julienne de naranja se pone encima de los muslos de carne antes de servir.

Y ya tenéis un plato excelente para invitados y rápido de hacer.

Ingredientes

Las naranjas son optativas. Para dos personas con una o media es suficiente, pero si hacéis julienne, ya vale la pena hacer un poco más y guardarla.

Picar la cebolla y rehogarla a fuego lento un buen rato, sin que se queme. Añadir una cucharada espléndida de mermelada de naranja y una de miel

Remover y echar sal y pimienta. A mí me gusta así, pero admite condimentos aromáticos, como cilantro o… lo que os guste!

Añadir ahora las aceitunas negras. Estas son de Kalamata sin hueso y las dejáis a fuego lento 5 minutitos.

Verter un chorrito de concentrado de carne. No más de una cucharada de café con leche. Remover y dejar 5 minutos más.

Poner el bote de los muslos de confit a baño María para poderlos sacar sin romperlos. Escurrirlos.

Con un poco del aceite del mismo bote o lata, calentáis el confit a fuego medio, primero por la parte de la piel. Se ha de dorar un poco.

Si queréis hacer naranja confitada, peláis la parte exterior de la naranja y la cortáis en julienne. Hay que hervirla en dos aguas para que pierda el amargor, lavándola cada vez.

Ponerla en un cazo junto con una cucharada sopera de azúcar y un chorro de Grand Marnier

Cocer despacio hasta que quede con este aspecto. Reservar.

Escurrir el confit ya caliente y dorado y ponerlo en la cazuela de la salsa. Decorar con la julienne de naranja

Y ya tenéis un plato exquisito para invitados bien fácil.