Receta / Carne

Pollo con chispa

Sobre esta receta

En esta receta enseño primero cómo bridar un pollo para que quede bien presentado en la mesa y luego os diré cómo lo corto para que cunda y para que todo el mundo tenga partes del pollo tiernas. La manera de cocinarlo hoy es muy simple, pero quizás os sorprenda. Vamos a ver…

Ingredientes

1 pollo limpio entero, con cuello

100 gr. de mantequilla

1/2 limón

1 pastilla de concentrado de carne

Laurel, tomillo y romero

1 cda. de café con leche colmada de sal

1 cda. de café con leche de pimienta negra

1 cda. de café con leche de paprika (pimentón rojo picante)

Aceite

Vino blanco

Cordel de bridar y aguja

Preparación

Cuando vayáis a comprar el pollo, pedid que conserven la piel de cuello o directamente que no le corten el cuello. En casa, lo cortáis, es fácil.

Mezclad la sal, pimienta y pimentón picante en un bol y reservadlo.

Rellenad el pollo con medio limón o un cuarto, hierbas y una pastilla de caldo concentrado.

Ahora vamos a bridar el pollo. Poned el pollo en la madera con la piel del cuello por detrás. Con una aguja de cocina larga, cosemos el pollo de ala a ala, pasando por la piel del cuello (mirad las fotos) y de muslo a muslo. Lo atáis y luego juntáis las dos patas con un poco más de cordel.

Una vez bridado, lo embadurnaremos con los 100 gr. de mantequilla ya blanda y lo forraremos, literalmente, con los condimentos que tenemos reservados. (No os asustéis, durante la cocción la pimienta picante pierde fuerza).

En la bandeja del horno, que no ha de ser mucho más grande que el pollo, pondremos hierbas aromáticas y el pollo encima.

Lo coceremos 45 min a 200º y luego 30 min a 180º. Casi todo el rato tapado. Durante la cocción lo iremos regando con aceite de oliva o con la mantequilla de la base. Si al principio vemos que se puede quemar la sustancia de la bandeja, añadiremos un chorro de vino blanco.

Al sacarlo del horno, lo dejaremos templar un poco antes de retirar el cordel. Poned la salsa aparte y el pollo encima de una madera.

Con un cuchillo afilado lo cortáis como indico en las fotos: primero retiramos las alas, luego los muslos y los partimos en dos, y finalmente laminamos las pechugas. De esta manera se puede servir un poco de muslo y unas láminas de pechuga a cada comensal.

Con paciencia, retiramos toda la carne que queda adherida a la carcasa y con estas «migas» hacéis una ensalada buenísima al día siguiente.

Se puede acompañar el pollo con dados de tomate y julienne de cebolla tierna para aportar frescor al plato que tiene un punto de picante.

Ingredientes

Ingredientes preparados

Parece mucha sal, pimienta y pimentón picante, pero veréis que durante la cocción pierde fuerza.

Mezclar los tres condimentos

Introducir limón, hierbas aromáticas y la pastilla de concentrado de caldo dentro del pollo

Empezamos a bridarlo. Lo primero es sacar el cuello y conservar la piel para evitar que quede el agujero de la parte superior al descubierto, que no es nada bonito.

Con la aguja atravesamos el pollo de ala a ala (pasando por la piel del cuello) y de muslo a muslo.

Aquí lo atamos y luego juntamos los dos muslos con un poco más de cordel

Así queda el pollo bien atado, con el cuello tapado y sin dejar marcas del cordel.

Lo embadurnamos con los 100 gr. de mantequilla, que estará a punto de pomada.

Y ahora lo cubrimos por completo con los 3 condimentos que teníamos ya mezclados

Preparamos la bandeja con más hierbas aromáticas. Mirad el aspecto del pollo con el truquito de la piel del cuello. Queda impecable.

Y ya tenemos el pollo listo para meter en el horno. Lo coceremos 45 minutos a 200º y 30 min a 180º

Durante la cocción lo iremos regando con aceite de oliva o con la mantequilla de la base de la bandeja

Si se queda seca la base y vemos que se podría quemar la sustancia de la carne, vertemos un chorro de vino blanco. Durante la cocción tendremos el pollo tapado con papel de plata casi todo el rato. Se destapa el último cuarto de hora. Pero siempre dependerá de cada horno.

Una vez cocido, ponemos la salsa en un bol, esperamos a que se temple 5-10 minutos y retiramos el cordel.

Para cortarlo, empiezo retirando las alas y los muslos, y éstos los parto en dos.

Retiro la piel de las pechugas y las lamino con un cuchillo bien afilado. Con paciencia retiro toda la carne que pueda quedas adherida a la carcasa. Estas «migas» son buenísimas para hacer una ensalada el día siguiente.

Me gusta acompañarlo con algo fresco, ya que el pollo es un poco picante. Dados de tomate y julienne de cebolla tierna queda muy bien.

Aquí lo tenéis. ¿Muslo o pechuga? Pues un poco de cada. Se acabaron las preferencias!!